Genetic connection between ADHD, addiction and antisocial behavior

Genetic Connection Between ADHD, Addiction and Antisocial Behavior

Haga el Juramento de los Padres de Familia y Ordene Su Copia de Just Like His Father? (disponible pronto en español).

Enlaces a sitios sobre Inteligencia Emocional:

Empatía–El Fundamento de la Capacidad de Amar

Empatía es la capacidad de entender el mundo desde el punto de vista de otra persona, Y la motivación a tratar a los demás amablemente basados en tal entendimiento.   Se ha sugerido que la motivación a tratar a las otras personas amablemente ocurre porque la persona empática siente los sentimientos de las otras personas.

La empatía es la base fundamental de la capacidad de amar, y, por lo tanto, ocupa una posición central en el buen carácter.

Los individuos con trastorno de personalidad antisocial carecen de empatía.  Los que tienen adicciones tienen la empatía afectada, y los niños con ADHD tienen dificultades desarrollando empatía.  Otras personas trastornadas (narcisistas), también carecen totalmente de la capacidad de ponerse en el lugar de otras personas.

Es interesante observar que quienes tienen trastorno de personalidad antisocial tienen la capacidad de entender el punto de vista de otros.  También pueden ser diestros en la manipulación– el arte de usar este entendimiento para la explotación.

La empatía es una destreza aprendida.  El desarrollo de la empatía comienza muy temprano en la vida.  Las semillas de la empatía son plantadas a través de la crianza durante el período de la infancia.  La empatía empieza a crecer durante los años preescolares. Sin embargo, es durante los años de la escuela primaria que la empatía o la callosidad emocional echan raíces.   Los adolescentes empáticos florecen y brindan dicha a quienes les rodean.  Los adolescentes que carecen de empatía son como arbustos con espinas, a los que la gente trata de evitar.

Una canción popular dice, “Me siento triste cuando estás triste, me siento feliz cuando estás feliz.  Si tan sólo supieras lo que estoy pasando, no puedo sonreír sin ti.” Esta canción describe lo que es sentir empatía por una persona amada.  También describe como se siente su niño hacia usted.  Cuando los padres expresan mucha tristeza (por depresión), o enojo (por fallas en el control de impulsos y conflictos de pareja), los niños son afectados.  Los niños “a riesgo” están más predispuestos a sentirse sobrecargados por las emociones porque no nacieron con un buen “centro de control”.

La sobrecarga de emociones interfiere con el desarrollo de la empatía.  Ya que los niños “a riesgo” no pueden lidiar bien con todas esas emociones, desarrollan el hábito de ignorar sus sentimientos.

ARRIBA

The Inner Triangle: ability to Love, Impulse Control and Moral Reasoning

Igual que cualquier otra destreza que aprenden los niños (como aprender a leer o a tocar un instrumento musical), la destreza de la empatía requiere práctica. Las destrezas que no se practican se van debilitando, y las habilidades pueden perderse.

Los niños que se encuentran bajo estrés debido a situaciones difíciles o traumáticas no están en buena posición para practicar empatía. De manera similar, los niños que están enfocados en competir y en afirmar dominio social no practican empatía.  Para practicar empatía, los niños tienen que estar en un estado de ánimo afectuoso. (¡Esto también aplica a los padres de familia!).

Sin la destreza de la empatía, un niño no puede ser un esposo o padre cariñoso cuando crezca.  A los niños varones se les enseña a ser competitivos y agresivos.  La televisión que ven, y los juegos, especialmente muchos video juegos, muestran violencia y les hacen practicar el ignorar sus sentimientos empáticos.  No debe extrañarnos entonces que, especialmente los varones, tengan dificultades desarrollando empatía.

Los padres de familia nos dicen, "Doctora, no quiero que mi niño sea un debilucho." ¡Enseñarle a los varones la destreza de la empatía no lo hace un debilucho!  El no enseñarle a los varones esta destreza les roba su capacidad de amar.

En lugar de alentar a sus niños a ser competitivos y agresivos, anímeles a hacer muchas cosas bien.  Los niños que se sienten capaces en la escuela, los deportes, la música y/o el arte pueden ser amables y empáticos.  En otras palabras, enséñele a su niño a competir consigo mismo y a hacer lo mejor que pueda, en lugar de tratar de superar a los demás.

Sentirse capaz y la empatía van mano a mano.  La empatía es parte de la inteligencia emocional.  Por lo tanto, la persona empática es más inteligente.

Para más consejos sobre cómo desarrollar la empatía, vea Just Like His Father? y The Child Well-Being Workbook (disponible pronto en español).

Criando a los niños a riesgo
Ability to Love, Impulse Control, Moral Reasoning